miércoles, 13 de enero de 2010

Se nos olvidará hasta hablar

+++++++++++++++++++++++++ Escena de Die Marquise von O, de Eric Rohmer, 1975++++++++++

Ha muerto Eric Rohmer. Ya le tocaba, estaba a punto de cumplir los 90, pero me apena porque eso significa que ya nunca hará películas, y me gustan tanto sus películas. El lenguaje que maneja Rohmer no pasa de moda, no se avejenta, no cumple años más que en los libros de historia del cine o de la humanidad. Inteligencia, gracia, frescura, belleza, osadía, audacia. Rohmer se atreve porque se lo puede permitir. La última película suya que ví, hace años, fue La inglesa y el duque, sobre la Revolución Francesa y, sobre todo, la implantación sobrevenida del terror. Rohmer encangó a un pintor los decorados para sus secuencias, nada de verismo a base de maquillar las calles de París. ¡Qué maravilla! Pero, sobre todo, usó su lenguaje directo, sin tapujos, sin disimulos, sin corrección política que valga. A muchos franceses les tocó las narices la película porque cuestionaba la nobleza de sus intocables revolucionarios. O quizá por otra cosa, no sé. Algo leí en Le Monde y en Libè. Y la primera peli que vi fue La genou de Claire, en un ciclo inaudito de cine de la Nouvelle Vague en Toledo, a mis 17 años. Ha llovido, ha llovido. Entre medias, Die Marquise von O, una obra de arte al frente de la cual conocí a mi actor favorito desde entonces: Bruno Ganz. Quelle belle journée! Y qué huérfanos nos estamos quedando algunos.

34 comentarios:

Chiqui dijo...

Creía que había visto algunas de sus películas pero he ido a tu enlace y no reconozco ninguno de los títulos. Seguramente la traducción al inglés difiere. Me voy a hacer con algunas. Qué recomiendas?


"miame" (que bonito = mia me)

piluca dijo...

el La inglesa y el duque bordaron la escenografía para sugerir un París de la época al estilo de las imágenes de Èpinal, me llamó mucho la atención como abrían las cartas, si, si como abrían las cartas. Había muchas cartas, billetes, notas de acá para allá ( que no se nos olvide que antes del invento de Bell el mundo existía, ea!)y eran cruciales.
Esta película en de las pocas ante las que me quito el sombrero por su ambientación histórica.
Ay! y "El rayo verde" qué maravilla!
No me acuséis de viejuna por decir que películas como aquellas ya no hacen......

piluca dijo...

perdonad los errores: al empezar leed "en" por "el" y "esta película es" y no "en"
qué cabeza precipitada!

FMTI dijo...

En cuanto leí tu primera frase. Me acordé de la semana de cine francés en el castillo de San Servando (Frente de Juventudes) y me pregunté si era cierto el recuerdo de que estabas allí conmigo, veo que no me equivocaba cuando termino de leer. “La genoux de Claire”: había algo muy sensual en todo el asunto, desde el propio título, y la película me lo hacía sentir, pero yo no acababa de tramitarlo en mi cerebro. La contínua formalidad de las situaciones y personajes me tenía perplejo a la espera impaciente de algún tipo de clímax, que resultó ser nada menos que la visión de la mano del muchacho sobre la rodilla de Clara. Yo entendía mejor cosas como “La bête” de Walerian Borowczyk (que también pasaron en San Servando), me sentía incómodo contemplando esa bárbara sexualidad bizarra y grotesca, pero entendía mejor el relato. Con el tiempo me he ido haciendo al leguaje de Rohmer y ahora me siento como en casa las pocas veces que me lo encuentro (gracias por recordarlo, me ha apetecido mucho ver “La inglesa y el duque” y otras cosas suyas). Lo que más me apasionó de aquellas proyecciones fue “El año pasado en Marienbad” (Resnais), ¡por fin un experimento estructuralista que podía explicar racionalmente¡ y con una fuerza poética arrolladora: esos recorridos por los pasillos del balneario que eran el trasunto visual del laberinto en el que se perdía la memoria del protagonista de la que nos daba cuenta una estremecedora voz en off con frases exquisitamente literarias. También una sensualidad extraordinaria, mucho más fría que la de Rohmer; pero mucho más honda. Aún recuerdo el latido de mi corazón cuando me obligaba a intervenir en el coloquio. Tiempos de cineforum, de cineclub. Ah. Recuerdo que también proyectaron una de Alain Robe Grillet, cuyo nombre no recuerdo, estructuralista radical, pura contemplación objetiva, sin mayor argumento que la recuperación desordenada y reiterada de unos retazos de la memoria del narrador. Todo quedaba al albur del fotógrafo que no debía ser para tanto. Según te lo cuento, caigo en que es lo mismo que “El año pasado en Marienbad”, pero con sólo ésta quedaba el tema cubierto.

Love, Fris

me dijo...

FMTI, ahora si que me voy a buscar esas pelis.Si que he visto algunas, voy recordando: "La Marquesa de la O" me debio impresionar, me vienen a la memoria escenas.

Elvi54 dijo...

Rohmerófilos todos, por lo que veo: hállome en los madriles, batiendo el plomo de los cielos y el asfalto de la tierra, pero feliz como un guarro en una charca, y perdón por la licencia literaria. L'année dernière à Merienbad, querido Fris; la habré visto ya unas cuatro veces. Murió la actriz protagonista (¿cómo demonios se llamaba?) cuando trabajaba yo en El Mundo, y pude rendirle un homenaje. En cuanto a la peli de Robbe, no recuerdo el titulo. Si tuviera tiempo aún en el cyber dondee stoy, lo buscaría, pero se me acaba. Muchos años después, pude invitar a Robbe-Grillet (lo había conocido, mucho antes, en una entrevista para el periódico) y disfrutar de sus inteligentes observaciones. Si me lo recordías, os lo cuento un día. Titanes, eso es lo que son estos monstruítos.

Elvi54 dijo...

De la genou, ¿qué quieres que te diga? Mejor en privé, ¿no?

Elvi54 dijo...

Y les Biches, y La salamandre, y tantas y tantas. ¡Qué buena ocasión fue la de San Servando!

Elvi54 dijo...

No he visto la última de Rohmer; ¿alguien puede dar noticia? No te pierdas Die Marquise, Chiqui, ni La inglesa y el duque. ¡Qué bien lo has dicho Piluca!

el carterín dijo...

elvi90, espero que se lo pase bien por los madriles y trabaje lo justito.

hoy veré una peli checa: sueños de juventud.

el día está gris la llluvia suave
y el aire que nos ha dejado la nieve huele a limpio

el cartero dijo...

piluca, qué bien las cartas que ha puesto ¡estoy obsesionado con las cartas¡
recuerdo que cuando las recibía si sólo había una en el buzón no me gustaba nada. con dos estaba contento con tres o más, bailaba el chiringüelu

no se preocupe por eso que usted llama errores. lo que cuenta se entiende perfectamente

piluca, con errores o sin ellos no deje de mandar cartas¡

el cartero dijo...

hola fmti¡

el c dijo...

está de finde, cali?

escarola dijo...

Acabo de regresar. ¿Y ese comentario borrado sobre una tocaya mía, ya anda ud confundiendo al personal? Me quedaré con la curiosidad. Sobre Rhomer, ¿qué decir? Me encanta, lo descubrí en el insti gracias a que una profesora de francés bastante locatis nos llevó -invitó a ver un ciclo que echaban sobre él. Y desde entonces no me he perdido -creo- ninguna de sus películas.

el cartero dijo...

no tengo ni idea de esa tocaya suya, cali. ya sabe que las contadísimas veces que soy otro, lo digo. si por lo que sea no puedo decirlo antes, lo digo después. además ¿no se me ve el plumero?
da igual

al final he conseguido el trastero que quería, o mejor, porque el constructor se ha quedado con dos metros(doce metros era demasiado, diez ya es más que suficiente) para hacer un poco más grande el estudio de un dormitorio que está pegado al que será mi trastero.
con esto quiero decir que ya tengo sitio para meter alguna peli de rohmer y para meterme yo sin tener que entrar de lado a buscar las pelis

escarola dijo...

Raquel se llama mi tocaya ¿le suena haber hablado de ella recientemente, cartero?

el c dijo...

escarola, cuando vaya por donde el sr.r
dele un beso a ellis de mi parte
porfa

chau

agujero negro dijo...

no tenía ni idea que usted se llamase raquel. de la raquel que yo he hablado era una paisana (que era yo también) muy tonta.

no sé líe ni me líe que lo he dejado muy claro¡

y ya me voy, que estoy ocupando demasiado espacio... un momento ...
si estamos fuera del espacio y del tiempo... no ocupo nada ¿no?
bueno da igual , por si acaso

saturno dijo...

sólo una cosita y me voy

escarola, estoy mosqueado: si soy piluca o la carmen , bueno eso
la que fuese de zamora: usted es de zamora
si se me ocurre llamarme raquel: usted se llama raquel

ya no digo más

madre del aaaaaaaaalma dijo...

ah¡ quiere decir que si he comentado algo, con otro nombre, sobre la poeta raquel
no, no lo he hecho
si lo hubiese hecho se lo habría dicho

marcho¡

c dijo...

tenga una buena noche y duerma bien, elvi90

escarola dijo...

Cartero, el nombre de Piluca no se lo he cogido yo sino una amiga de Elvi. Y da la casualidad que sí soy de Zamora y sí me llamo Raquel ¿Comprende ahora?
¿No? Pues entonces le doy por perdido, sr. cortito.

Elvi54 dijo...

Paz en este patio, por todos los santos; que ya hay demasiadas guerras. Gracias, cartero. Como a Piluca, abrir cartas y antes, verlas en el buzón, una, dos, tres... ha sido de mis mayores contentos. Pero ahora, encuentro tan apasionante encontrar sus saludos en este blog.

Elvi54 dijo...

Escarola, ¿me recomienda la última de Rohmer? No recuerdo el titulo.

escarola dijo...

Hola Elvi. Explíquele ud al cartero quien es piluca por fa, porque imagino que la conoce bien, a ver si se aclara un poco.
Sobre Les amours d'Astree y Celeron hablé hace tiempo en el boomerang, nada más ver la peli, cuando la tenía reciente en la retina. Tuvimos una conversación en el blog de Verdú sobre ella, puede verla si localiza ese día.
De todas formas, le dejo lo que puse, firmado como la Salus.


"Ayer ví El romance de Astrea y Celadón, de Eric Rohmer, basada en una obra francesa sobre la mitología clásica. A pesar de estar ambientada en tiempos y lugares irreales y míticos, a pesar de lo ridículo de túnicas, peinados y demás parafernalia, a pesar de todo me ha encantado porque a pesar de todo esto esta obra -en la que se pone en juego una historia de amor, con profusión de diálogos y debates filosóficos al respecto, con una peripecia deliciosamente enredada- es puro Rohmer, sino Rohmer en estado puro y es que a mí Rohmer me encanta.




Comentado por: la salus el 15/10/2008 a las 10:20

el c dijo...

elvi90 mire escarola que anda llamándome sr.

el c dijo...

espero que no se olvide de hablar¡ y cuando regrese al molino nos cuente cosas

elvi90 dijo...

Escarola, por el amor de dios, no se meta con el carterin que es delicado y sensible y luego le escuece. Gracias por la recomendación sobre la última de Rohmer. Me pasa igual, que no encuentro cursis sus cursilerías porque no lo son, clarom está.

elvi90 dijo...

Cartero, le digo que Piluca es amiga mía de cuando éramos estudiantes, home. Que cuando se le mete a usted algo en la cabecina...

escarola dijo...

Elvi, para que interpretes la situación: Cuando hablo de la "extr-emadamente obcecada" amiga del cartero estoy hablando de Estrella.
Al cartero la obcecaciones se le suelen pasar a más velocidad

elvi90 dijo...

He llegado al molino. la nieve, ausente; las ramas de los árboles, por el suelo. No puedo extendarme porque he de preparar la habitación de mi ilustre invitado. Gracias por la explicación, escarola, pero "obcecada" no sé; quizá un poco baturra en algunas cosillas sin importancia, ¿no? Obcecada, obcecada, no sé, no sé.

escarola dijo...

Depende de lo que consideres importante, Elvi.

Afectuosamente me despido de este blog por el momento.

elvi90 dijo...

OK, escarola. hasta otra.

Manuel Montero dijo...

Escarola sale en un récit critique que puse en linea en francés, cuánto me gustaría que se reconociese (si lee un poco de francés es fácil porque no le he cambiado el pseudónimo). La marquesa de O es mi favorita de Rohmer, gracias por la foto. Y por fin he podido responderle, querida Elvi, en mi blog.