lunes, 15 de marzo de 2010

El DDT y los muchos canales

Hace muchos, muchos años, cuando en España sólo había un canal de televisión que se llamaba Televisión Española, las tardes daban mucho de sí. Volvías del colegio y te zampabas la merienda con un hambre canina, bocadillo de fuagrás o chocolate o lo que sea; unas cuantas corretadas por el parque y a casa a hacer los deberes. Si te apresurabas y los terminabas pronto, podrías ver un poco de televisión, justo hasta que salía la familia Telerín que no dejaban opción: ¡a la cama!
Yo creo que por entonces, todabía se usaba el DDT para matar moscas y otros bichejos domésticos la mar de molestos. El insecticida se aplicaba al aire, por medio de un cilindro de unos 20 centímetros de largo por seis de diámetro, que en su extremo descansaba sobre otro cilindro más pequeño, aunque de igual grosor, que confería al artilugio cierto aire de cañón de juguete. De ese cañón salía un líquido letal -se supo mucho después- no sólo para los mosquitos.
El perfume era inconfundible: irrespirable durante minutos. Había que salir en estampía del cuarto, "hasta que se airee un poco", decían.
Luego llegó el UHF. ¡Ah, el UHF! Menudo avance, y lo que nos hizo sufrir la larga espera del UHF, anunciada su llegada una y otra vez sin que aquello tomara nunca cuerpo. Pero llegó. Justo cuando la programación de la única caja tonta se había más que gastado entre festivales de folklore y concursos de sabihondos, aunque a mí el señor que sabía tanto de pajaritos me gustaba un montón. Con lo feíllo que era el pobre, pero cuánto sabía de pajarillos. Sí, el UHF nos liberaba un poco de la programación convencional: más documentales, más programas algo más rarillos, mejor.
Todo esto viene a cuento de algo que ya habrán ustedes adivinado, claro. En casa hemos estado unas semanas sin ver la tele con el apagón analógico, así llamado. No una ni dos, sino varias semanas en las que hemos tenido que recurrir a la red para saber si iba a nevar al día siguiente. ¡Qué precariedad! Sin embargo, no puedo culpar de eso a nadie salvo a mí misma, que no he mostrado el menor interés en evitar esa ausencia televisiva.
Ahora que ha venido un técnico muy amable y nos ha colocado bien los aparejos de la antena -castigada por la nieve y los vientos- se ven 42 canales, más los 65 del Astra, un satélite alemán, por lo visto, al que estamos relacionados por una antena parabólica que se empeñó el Galeno en que compráramos muy barata. Menuda monserga. No hay espíritu noble que aguante el zapeo de tanto canal, de tanta basura. De modo que la tele permanece oscura y callada la mayor parte del tiempo. Pero, eso sí, esta vez, con posibilidad de apagar más de 100 canales. Ahí es nada. Casi preferiría volver a los tiempos del DDT.

14 comentarios:

Chiqui dijo...

Elvi, no sabía que estabais a ‘oscuras’. De vuelta a la civilización Cromagnon …pero, cómo te entiendo. En tu narración de los tiempos de antaño me identifico cien por cien. Ahora hay noches, cuando me cuesta dormir, que paso por más de cien canales y no encuentro nada a mi gusto…Vamos , me siento como la princesa y el guisante. Será que echo de menos aquellos colchones de lana.

me dijo...

Por error dejé dos comentarios en la anterior!

Manuel, ahora no se puede votar hasta el 22?

Chiqui dijo...

Pero bueno, con la salida del cuartopoder nos hemos quedado a dos velas, por aquí y por mi blog. Y encima, las estrellitas siguen sin funcionar!

elvi54 dijo...

Yo no sé qué ha pasado, Chiqui, pero, ¿tú crees que cuartopoder tiene la culpa? Para mí tengo que nuestros amigos andan enredados en otros asuntos.
Lo de las estrellas lo pregunté pero no me hacen caso; deben pensar que no es importante.
Sol magnífico en Málaga y perfumes de flor de azahar en el aire.
Ya está aquí la prima Vera.

Chiqui dijo...

No, no tiene la culpa cuartopoder. Probablemente la Prima esa de la que tu hablas. Yo llevo tres dias que no paro en casa.

Cuartopoder me resulta un poco abrumador. Hay demasiado material y acabo no leyendo nada.

elvi54 dijo...

Pero, mujer, es que hay que elegir en esta vida. Siempre hay que elegir. Sólo lo que te interese, no hay obligación de leer todo.
¿En cuántas cosas andas metida, amiga?

el c dijo...

qué tal, elvi

ando metido en asuntos varios. ya le contaré alguno.

un beso con cachelos

el documentalero-c dijo...

sr.huelbes, están poniendo en la tele .el último cazador. yo ya la vi en video. cada día me gustan más los documentales. a ver si cuando pongan el del sr.goytisolo nos avisa.

qué bien se conserva su chico, oiga
en el buen conservar me recuerda a mi tío lito (tiene la misma edad y está como nuevo)

Chiqui dijo...

Joroba, cartero, se le cayó la 'a' a lo de Sra. Además que es de muy mal gusto llamar a Elvi señora, como lo es el de Usteadme a mí...pero bueno, yo se lo devuelvo y creo que no podríamos tener otra relación que no fuera esa, la del usted.

En lo único que estoy de acuerdo es en que Don Luis Goitysolo está muy, pero que muy, requetebién!
Ande lea algo suyo...yo estoy metida ahora en "Antagonía". Voy como el cangrejo y me está saliendo muy bien. Usted que tiene complejo de cangrejo debería probar.

Besines, para que vea que no estoy enfadada...sólo un poco 'hiper'.


"refies" (que pena le falta la 's')

Chiqui dijo...

Elvira, si ya selecciono, pero es difícil seleccionar sin haber leído antes…y hay mucho que leer. De momento me voy a lo que conozco!

Chiqui dijo...

Ya tambien la 'r'

No se resfrie, cartero.

el cartero dijo...

chiqui, ¿está segura que you no fuma?

elvi54 dijo...

¿Fumar? Marijuana, quizás. Pero no sé yo que Chiqui fume, no, señor cartero.
Tengo invitados japoneses a comer. ¡Y yo con estos pelos!
Cachelines para todos.Ya contaré, ya.


"geounc"

Rosa Mari dijo...

Me ha hecho gracia lo de apagar 100 canales ¿no te da pena?..je,je...