domingo, 2 de enero de 2011

Un nuevo año comienza

Me caigo de sueño y Dante, el gatazo negro, se empeña en subirse al teclado, de modo que tengo que luchar doble para escribir esto, pero no puedo dejar de hacerlo. Acaba de empezar el segundo día del año y no quería que el blog anduviera echando mano de ropa vieja. El 1 del 1 del 11 ha pasado y quiero decirles que lo estrené dando un buen paseo por el bosque, entre nieblas flotantes y la fragancia de la espesura de robles, castaños, pinos, chopos, hayas, cedros, abetos y hasta enebros, madroños y jaras. El silencio se rompía solamente con el crujir de hojas y ramas rotas que alfombran el camino: están limpiando el bosque de los desastres de la nieve pasada. El aprisco de refugio de las mulas que ayudan en las labores de limpieza, está ahora vacío, pero me han asegurado que regresarán. Animales mágicos y desconocidos, las mulas.
En el molino, unos cuantos hombres y mujeres jóvenes, que han llegado de Barcelona, lo pasan en grande organizando cenas y fiestas. Casan bien el silencio y la alegría de las risas y los cuentos que se cuentan. Fuera, en el frío del atardecer, la superficie del estanque permanece inalterada, ni una gota de viento. Los peces se refugian en el fondo, entre la vegetación y el lodo. Los pájaros ya se han guardado. Yo hago lo propio. Buenas noches.

10 comentarios:

Chiqui dijo...

Elvi, que tranquilidad por aquí! Tendría que haberme venido antes. Gracias por protegerme del chaparrón que me cae por haber defendido al "maldito" Glenn!

Chiqui dijo...

Sabes qué estoy haciendo? Me compré en las rebajas un chaquetón de diseño, estaba relajadísimo pero me quedaba grande. Total, era tal ganga que después de pensarlo mucho lo compré con la intención de arreglármelo. Anoche eran las cinco y en eso estaba... y todavía sigo. Hasta he tenido que desmontar las mangas. He perdido la práctica, esto lo hacía yo a los veinte de maravillas, pero ahora me estoy viendo negra para no estropear la pieza. Estoy de un humor de perros.

Chiqui dijo...

Que bonita foto.

Elvira dijo...

Qué valiente, Chiqui, atreverte con un chaquetón de diseño. A mí me suspendía siempre Marina, la profe de labores del colegio. Luego supe que Marina no era su nombre sino su apellido: era -o quizás, es- hermana de José Antonio Marina, el profe de filosofía que vende libros de bienestar y autoayuda. Marina, la mía, me hacía subir esas cuestas toledanas en pleno julio, hasta su casa, a la hora de la siesta, para coser vainicas y jaretas. Era la manmera de aprobar, si no, suspenso que te crió. Vida perra, oyes. Que tengas suerte con el chaquetón. Ante todo, recuerda, mucha calma.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
ELVIRA

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE : OS DESEO UNAS FIESTAS ENTRAÑABLES 2010- Y FELIZ AÑO 2011 CON TODO MI CORAZON….


ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

José
Ramón...

m.v. dijo...

Pues como contraste te mando esta pintura de Nestor de su Pueblo Canario de Las Palmas.
24 grados, enero de 2011

Manuel Montero dijo...

.

Matar la imaginación en el toro de luz de una foto

para no tener nada que pensar, entregado

a los testigos de mi propia tauromaquia instantánea, tus besos al aire

tus actitudes en el sofá

o en un contraluz tamizado

sentada con un menú del día en Los Pueblos

tu bar de Málaga en aquella época

en alguna foto pareces una doctorada de Harvard

en otras tu repertorio es cruel compasión y papel serio

tanto las manos ayudan al corazón del momento

los gitanos estaban al lado

como el latido dilatado del huevo

que comprendías serenamente

que ponía una noche y una eternidad

en el pubis último de tus ojos de canto lírico y de exaltada

los gitanos estaban al lado

como en un sueño tú fumabas

o apenas sostenías el redondo claroscuro

de una guayaba y una cuchara

los elementos de la sensualidad

eran sencillos, oblicuos y lúcidos

hiciste fotos de mi en la Alameda

con un envoltorio y clavellinas en la mano

recibiendo la tarde suave y tibia

encuentro en ellas los contrastes medidos

del extraño caviar de mi amor masculino

el trémolo de mármol de mi media sonrisa y mi descaro frágil

esos éramos los dos en el loft cerca de la calle Larios

ahuyando como ciervos y callando como carteristas en el alba

éramos una sucesión de instantáneas de plata y de aceituna gris y oscura

éramos papel satinado que parece haberse quemado en el centro

en el beso del ángel que se bañaba en nosotros

la pupila infantil del toro que desaparece descabelladamente

la fotografía que nos vigila como una conciencia

la conciencia sigue allí en la baraja

siete años son las esferas de su secreta juventud

.

Elvira dijo...

Muy bello, MM. La calle Larios y aquellos tiempos: parece que me lo dices a mí. Gracias.

Chiqui dijo...

Bello...pero las imagenes estan trasnochadas. Manuel escribe un poema que yo pueda entender...que soy muy bruta?!

Elvira dijo...

¿Bruta? Creo que salió la profe entrenada en el trimestre pasado. Hipercrítica eres, mozuela. Espero que no sea obligatorio entenderlo todo porque entonces...