martes, 9 de abril de 2013

Ha muerto Saritissima

Sara Montiel y Gary Cooper
Pero cómo, ¿se puede morir Sara Montiel? ¡Si eso debería estar prohibido! Estaba ya muy viejecita, la pobre. Apenas veía, andaba muy teniente de los dos, su rostro tan deformado por algunas intervenciones poco afortunadas, ya en la vejez, dejó atrás la gloria pasada de una cara fresca. alegre, bella, bellísima, sin botox ni leches.
Fue cantante por casualidad, ya que en una de sus primeras películas, de bajo coste, al productor le dio por ponerla a cantar a ella, porque La Piquer cobraba mucho caché. Y resulta que Sara cantaba a las mil maravillas, con una voz de color precioso (Nati Mistral dixit) y una soltura que no se estilaba por entonces. Con que revolucionó el panorama español, por supuesto.
Además, Sara tuvo una vida libre y alegre. También derramaría alguna lágrima ya que esa es condición de todo ser humano y más si es del género femenino y más si es españolito que al mundo lo trajo Dios. Y su ejemplo valía para ser despellejada por los hipócritas y alabada por las españolas que querían ser libres como ella. Con que, bien.
Sobre todas las cosas, Sara conoció y besó a Gary Cooper. Era guapa a raudales y lista, muy lista. Qué gran mujer.

3 comentarios:

Manuel Montero dijo...

estoy retocando con acuarela una fotografia un poco vieja de Gary Cooper encendiendo un pitillo

Manuel Montero dijo...

era el actor preferido de mi abuelo paterno (emigrante en Paris) y para mi es sagrado (ademas mi abuelo y Gary Cooper eran parecidos fisicamente)

estrella dijo...

Ay! qué pena. Estábamos pensando invitarla el próximo otoño a Boston University!