jueves, 3 de diciembre de 2009

Tumulto filipino




Suena una guitarra bien tocada y una voz al compás que canta canciones de los Beatles y de Cat Stevens, de Simon & Garfunkel y de Mamas and the Papas. Un joven filipino toca y canta desde un rincón apartado, casi invisible, y la luna hace su aparición detrás de una gran montaña que emerge directamente del mar. Luna llena sobre el Pacífico en la isla de Palawan. El viento agita suavemente las largas hojas de esas palmeras cocoteras, gráciles, como de tarjeta antigua. Una velada de descanso en uno de esos resorts para turistas ricos. Suena el mar y las conversaciones que se van enlazando entre los que frecuentan el bar, a la orilla del agua, algo agitada por una brisa que está tentada de dejar de ser suave. Conversaciones en un inglés raro, internacional, con dejes indios, combinado con español y tagalo.



Filipinas, Pilipinas. Una jota que parece un pasodoble; una habanera que parece una copla. Ya escribiré más cuando tenga luz y me encuentre sola. Ahora hay mucho barullo alrededor. Perdonadme.

15 comentarios:

Chiqui dijo...

Perdonarte, por qué? Tú a lo tuyo, absorbe disfruta y luego cuenta, cuando puedas y quieras!

Yo, con yo-yo ma!

robin dijo...

Qué mañana de bucear junto a peces payaso, peces loro, peces de toda profesión conocida.
Las islas que forman la provincia de Palawan, 1.753, parecen jardines flotantes que pasean alrededor con cierta parsimonia. Una piensa que trabajar de esta forma es humanamente recomendable. Una tarea de dioses. ¡Os brindo el bienestar de estas islas!
Elvi90

me dijo...

Que hace Robin por ahí? Parece que ha volado hasta esas islas en busca de la compañía de Elvi 90.

Anda que si yo tuviera alas, me ponía ahíen un abrir y cerrar de ojos. Menos mal que me sobra imaginación si no...

Manuel Montero dijo...

Nos haces pasar un momento de verdadera literatura, Elvira.

Elvi54 dijo...

Ah, MM, cuánto aprecio en sus palabras. Gracias. La escenografía de estas islas de Palawan desde las que escribo pone todo el talento. Hoy me he despedido de los peces payaso, de los loro, de los flauta, de las estrellas de mar -azules como el cielo-, de las anémonas y corales, del jardín del arrecife... Todo el mundo debiera poder disfrutar de este paqueño paraíso, como dicen con orgullo los palaweños (ellos usan exactamente esa palabra).

Elvi54 dijo...

Ah, MM, cuánto aprecio en sus palabras. Gracias. La escenografía de estas islas de Palawan desde las que escribo pone todo el talento. Hoy me he despedido de los peces payaso, de los loro, de los flauta, de las estrellas de mar -azules como el cielo-, de las anémonas y corales, del jardín del arrecife... Todo el mundo debiera poder disfrutar de este paqueño paraíso, como dicen con orgullo los palaweños (ellos usan exactamente esa palabra).

Elvi54 dijo...

Querida Chiqui si yo tuviera el poder que siento en medio de esta naturaleza desatada en placer, ya estarías aquí tomando un gin tonic, por ejemplo, conmigo. ¡Alehop! Hecho.

Chiqui dijo...

Qué generosa eres, Elvi. No creas que no me llegan oleadas de mar pensando en lo bien que lo estáis pasando. Hasta lo puedo visualizar; los olores y el gusto de ese gin&tonic es otra cosa. Tendría que estar ahí.

Con lo cual: huele, come, bebe y toca por por las dos! Luego vendrán las fotos y el documental y me parecerá que he estado ahí.

Sigue contando!

Anónimo dijo...

Ahora mismo, en Davao, MIndanao, es un bourbon con soda. Si quieres...
Elvi90

Chiqui dijo...

Ay, creo que llego tarde para ese bourbon...la proxima, para mi, con hielo, no mucho eh.

robin dijo...

Aquí en Zamboanga, el bourbon es mejor convertirlo en té helado. El viaje progresa de manera conveniente, aunque esta ciudad alegre requiera de guardaespaldas. Me siento como Whitney, esa bella regresada a la escena. Los piratas no cesan su actividad y los españoles, últimamente, les resultan rentable.
Elvi90

Manuel Montero dijo...

Si la que cosa se pone asi, no voy a poder dormir. Que no te pase na.

Chiqui dijo...

No se os ocurra embarcaros! Mira que no tenemos dinero para rescataros! Ni aunque quisiéramos se podría vender la casa, tal como está la economía no habría quién la comprara. Anda, usad el coco ( como diría mi amiga Lola)

Anónimo dijo...

Pero, ¿qué hace Robin colándose en mis asuntos? Por favor, que alguien ponga orden en este asunto.
Os comunico que todo ha ido bien hasta ahora. Los escoltas siguen detrás de nuestras espaldas y los hombres armados se han quedado en su isla. Muy imopresionanhte el enterramiento de pescadores musulmanes de la isla de Santa Cruz. Os brindo la última light de San Miguel,la cerveza nacional de Filipinas, junto con la Red Horse, of course.
Elvi90

Elvi54 dijo...

Gracias, MM por tus desvelos; pero descansa ya. En Manila, nada parece amenazar la vida ajetreada de esta gente simpática que adora pasear por las galerías y glorietas de tiendas modernísimas, donde gastarse las perras. Los peligros han quedado atrás, pero las imágenes obtenidas merecieron la pena.