domingo, 18 de julio de 2010

Al Vaticano las mujeres no le gustamos nada nada

Pero que nada. La Santa Inquisición, que ahora se llama la Congregación de la Doctrina de la Fe, ha dicho que la ordenación de mujeres es un pecado y de los gordos, no menor que la pederastia y la pornografía infantil. Normal.
No sólo la iglesia católica sino que muchas más instituciones humanas y sociedades enteras y, desde luego, millones de individuos (entre los que cabe contar inmumerables individuas) siguen creyendo que la mujer fue un error divino, como había dejado dicho Tomás de Aquino.
Las lindezas más sonadas contra las  mujeres, o mejor, contra la mujer, la idea general de la mujer, lo que caracteriza a lo femenino, etc. se pueden leer en autores variopintos, desde el bueno de Aristóteles que basaba su argumentación sobre la decidida inferioridad de las mujeres con respecto a los varones en que sus dentaduras tienen menos dientes.
Autores incontestables como Nietsche, Schopenhauer, Fray Luis de León (¿o fue el de Granada, o quizás, ambos?), Rousseau y una larga lista que ahora no me apetece levantarme a consultar (como decía Umbral) han atizado en la testa y en sitios menos nobles a la condición femenina, que es la condición de la condición humana, pero la Iglesia siempre ha llevado la delantera.
Le costó catorce siglos reconocer -a regañadientes- que las mujeres tienen alma.
Pues, nada; que habrá que seguir jorobándose y renunciar a ser sacerdotes. ¡Qué se le va a hacer! Aunque las anglicanas pasan de esta prohibición, como muestra esta graciosa foto que no he podido firmar porque no sé de quién es.
Ahora bien, como dice el suelto de la página de opinión de El País, cuando Jesús de Nazaret fue detenido, los hombres salieron por piernas para que nos les cogieran a ellos también. Las mujeres, incluso la malafamada Magdalena, se quedaron junto al cautivo y ajusticiado, a los pies de la cruz. No, si no es por nada.

13 comentarios:

me dijo...

Ya veras, bueno, no sé si lo veremos pero el Vaticano cambiará de opinión bien pronto. Se cierran seminarios por todas partes y abandonan la profesión los clerigos; en cuanto les falte personal admitiran a las mujeres.

Manuel Montero dijo...

Tengo dos enlaces satiricos en mi blog con el blog de un chico que dibuja sobre esos temas (otro mas, no soy el unico). cf. ratzinger selon un ami y santo oficio, en la lista de enlaces. Ultimamente anda un poco parado, su blog, va a haber que animarlo a seguir.

Manuel Montero dijo...

Yo creo que le da un poco de susto, porque no da su nombre, como tanta gente en internet.

piluca dijo...

Que a las religiones y demás instituciones patriarcales no les gustamos está asumido, lo que no consigo explicarme es el ansia de algunas "individuas" por ser "sacerdotas" ¿tu lo entiendes? es masoquismo o qué?

Chiqui dijo...

De acuerdo con Piluca. Pero es que hay mujeres que tendrian que ser expulsadas de nuestro club! Jo que si las hay...

Chiqui dijo...

Manuel, por que me castigas y no te pasas por mi blog. No tienes nada que decir de tu colega?

Chiqui dijo...

Hoy hace mucho calor; estoy desganada: no hay tildes!

¿Y en la cultura musulmana? dijo...

Los teólogos ofrecen verdaderas perlas:
http://www.womenpriests.org/sp/traditio/inferior.asp#theolog

(pinchar en teólogos)

Adolfo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=ZKUQWv0irVw
Estupenda entrevista con Hélène Cixous sobre lo falocrático y la curiosa ausencia de las mujeres entre los 'intelectuales' reconocidos...

me dijo...

Os dejo el final de uno de esos rollos que te mandan por correo. Este tiene gracia y viene al caso.

Pero la evidencia más importante de todas, es que hay tres pruebas de que Jesús era UNA MUJER:

1. Tuvo que improvisar una comida para alimentar a una multitud que se presentó sin avisar.

2. Intentó hacer llegar su mensaje a un puñado de hombres que 'no lo pillaron'.

3. Incluso después de morir, tuvo que levantarse porque quedaba mucho trabajo por hacer.

Elvira dijo...

Miguel, qué encantador tu video sobre la mujer musulmana, isn't that sweet, really?

Elvira dijo...

Interesante esta Helene Cixous; no la conocía. La seguiré más de cerca. Me gusta especialmente que renuncie a las "grandes palabras que llevan a confusión" como "falocrático".

Chiqui dijo...

Elvi, menos banios en el rio y mas atencion al molino. Esto hay que cambiarlo!