viernes, 18 de febrero de 2011

¿Qué habrá bajo la tierra de Etiopía?

Vendedor de parasoles en Addis Abeba/ EH
Cuentan los etíopes que sus reyes proceden del encuentro amoroso de la reina de Saba y el rey Salomón, cuando ésta -mujer de ímpetu viajero- fue a visitarle a su reino, Israel. El fruto de ese amor fue el rey Menelik que reinó con misterio y leyendas. Tienen muchas razones para estar orgullosos de su estirpe: la reina era célebre por su belleza y de tonta tampoco parece que tuviera un pelo. Etiopía es el único país africano que jamás ha sido colonizado. Los italianos lo intentaron, cuando Musolini, y la broma les salió cara. En Axum, vieja ciudad que ahora apenas vive de sus recuerdos, gracias a los arqueólogos y a algún viajero curioso, se conserva la que llaman piscina de la reina de Saba, donde acuden cada día las mujeres a cargar agua en bidones pesados, con que hacer la colada. Es la foto de abajo.

Sonrisa etíope/ EH

Axum es un paraíso envenenado para los arqueólogos. Sólo un 0,3 por ciento de sus riquezas han sido excavadas, de ahí lo de paraíso. Pero ni hay dinero, ni voluntad, ni ayuda de ningún tipo para continuar el trabajo de Helmut Zieger, muy anciano ya y cansado para seguir en el tajo, según me asegura Chane, el guía, que habla un esdpañol excelente, aprendido en sus años de estudios en Cuba.
Etiopía tuvo un régimen socialista tras el triunfo de Haile Mariam Mengistu al derrocar al Negus, al Rey de Reyes, Haile Selassie, en 1977. Admiro cuánto bueno ha hecho la Cuba de Fidel por el español en el mundo; me río yo del Instituto Cervantes.

Etiopía es un país misterioso; y, si bien pobre, su gente sonríe tan ampliamente que no parece que las riquezas sean tan necesarias para ser feliz. A ellos les vendrían bien buenos sistemas de potabilidad y transporte de agua, oportunidades para los jóvenes a fin de no pudrirse en el far niente no tan dolce. Dignidad en su pobreza ya la tienen de natural: una elegancia en el porte que hacfe olvidar al que contempla que son andrajos y no Armani los que visten sus cuerpos.
Qué intensa lección la que dan las gentes de Etiopía.

Mujeres en la piscina de la reina de Saba/ EH


5 comentarios:

Chiqui dijo...

Qué interesante la última foto. No te digo la de los paraguas!
A uno de mis hijos le atraen las mujeres exóticas, el semestre pasado tuve una estudiante de Etiopia Bellísima, inteligente y de carácter dulce... estuve tentada para ver si de alguna forma discreta podría ejercer mi afición celestinesca. Pero en fin, ella es muy joven y mi hijo lleva ya dos años (todo un record) con alguien muy especial, de padres hindúes.

Chiqui dijo...

Elvi, para alabar el trabajo de los cubanos no tienes que tirar por tierra al Cervantes, que lo conozco de cerca y tiene su merito.

Elvi dijo...

Bueeeeeeeno, vaaaaaaale. Llevas razón, Chiqui. Encajo la crítica con placer por venir de ti. En cvuanto a tu nuera in heart, la conocí en Barcelona: guapa y lista chica.

Isabel la Católica dijo...

Yo tambien impulsé el castellano mandando a nuestros judios al Imperio Otómano

Elvi dijo...

Católica reina, ¿quién dudará de ello? Pero Cervantes estaba aún por nacer cuando Vuestra Majestad andaba en batallas.