lunes, 7 de marzo de 2011

Ya llega


Kenia tras los primeros narcisos de marzo
 Aunque bien puede ser una apreciación muy subjetiva, el invierno me ha parecido largo y duro este año. Creo que influye mucho el ánimo alicaído que produce la certeza de no poder escapar a la tormenta que provocan los poderosos psicópatas que gobiernan el mundo. El caso es que he pasado mucho frío en el molino. He tenido que racionar el gasto de calefacción y había días, cuando salía el sol, en que prefería salir afuera, a rastrillar hojas o a arrancar hierbas para entrar en calor. No voy a comparar este padecimiento con el de los habitantes pobres de Moscú, desde luego, pero aún así, he sentido mucho frío.
Por eso, el viaje a Etiopía ha sido un oasis de calorcito que no solamente le ha venido bien a mis pies y manos sino a mi espíritu. Igual que la gimnasia, la natación, las técnicas de Feldenkrais o de yoga ayudan a no hacerse daño, incluso a sentirse mejor a medida que pasan los años y sentirse peor es lo más fácil del mundo, de la misma manera, convivir en lugares donde la necesidad material es real y no un decir metafórico, resulta aleccionador y estimula la glándula simpática. O el nervio. O lo que sea.
Anuncia la primavera su llegada inminente en el molino y mi alma se apresta también al acontecimiento. Hay que prepararse. Este año me propongo construir un bancal pequeño en el que cultivar zanahorias, chirivías, espárragos, escarola, apio, tomates, fresas... Les iré informando, con fotos y todo. Quién sabe, quizás se acerque alguien de ustedes a probar las hortalizas. Creo que extenderé la alfombrilla para hacer unos cuantos saludos al sol. Sigan bien.

14 comentarios:

Chiqui dijo...

Ha sido un invierno desastroso, para unos más que otros. Lo bueno de ti es ese ánimo que no te vence, lo de rastrillar hojas para calentarte y para sentir el sol, te envidio y te imagino perfectamente.
Qué feliz Kenia, dueña de tanto terreno!

Chiqui dijo...

Oye, lo del huerto parece un proyecto divertido, muy trabajoso. Se te ocurrió la idea en Etiopia?

estrella dijo...

Ya ves, querida, yo no pienso hacer nada en mi jardín hasta primeros de junio!

http://www.cnn.com/2011/US/03/08/northeast.winter.storm/index.html?hpt=T1

Elvi dijo...

Dios del Amor Hermoso: qué temporales os gastais por Masachusets... Así, no me sorprende que no salgas al jardín casi ni a respirar el rico aire del invierno, estrella.

Elvi dijo...

L del bancal me ronda la azotea desde hace tiempo, desde antes del invierno. Pensé acelerar el proceso en otoño, pero en seguida se puso farruco y no vi la ocasión. Ahora, la dificultad es que no tengo guita, de modo que deberé hacerlo con los recursos disponibles: cerámicas sobrantes, desiguales, etc. Ya veré cómo me las arreglo. De todos modos, hoy es un día gris y tontorrón y no pienso empezar.

Elvi dijo...

L del bancal me ronda la azotea desde hace tiempo, desde antes del invierno. Pensé acelerar el proceso en otoño, pero en seguida se puso farruco y no vi la ocasión. Ahora, la dificultad es que no tengo guita, de modo que deberé hacerlo con los recursos disponibles: cerámicas sobrantes, desiguales, etc. Ya veré cómo me las arreglo. De todos modos, hoy es un día gris y tontorrón y no pienso empezar.

Elvira dijo...

El bancal cerámico supone un avance enorme desde el punto de vista del esfuerzo, en agricultura ecológica. De todos modos, la carne es flaca aunque el espíritu esté presto, querida. De esto, tengo experiencia.

Chiqui dijo...

Como que no tienes guita? No venden guita en el pueblo? Seria el colmo!

Elvi dijo...

Ah, amiga; ya sabes a lo que me refiero: pasta, luros, money, pelas, parné, argent, céntimos, reales, cuartos, pesetas, y un largo etcétera. =D

Chiqui dijo...

Te juro que creia que estabas hablando de cuerda para marcar el espacio!!!

Venga elvira, rompe la vajilla familiar, la falta de dinero alimenta la imaginacion.

Pam dijo...

Aquí en Virginia no lo hemos pasado tan mal este invierno, sobre todo comparado con él del año pasado. Ya tengo alguna que otra flor en el jardín y la lluvia de los últimos días está dando efecto--los marrones y grises del invierno se van convirtiendo en diferentes tonos de verde. Menos mal. Ojalá tenga la oportunidad de ver tu jardín en mayo cuando venga por allí. Me encanta la foto--¡vaya gato! Pam

Manuel Montero dijo...

Pues yo, Elvira, por una vez en la vida, querria que durase mas el invierno. Estoy, como dicen los etarras, bastante "quemado", y el sol con su insidiosa euforia me podria rematar. Una multitud de razones me indican que me debo enclaustrar de nuevo con mis pinturas y mis viejos libros. Pero puedo sacar un ratito para que nos veamos (le voy a escribir a Chiqui y nos ponemos en contacto a través suyo).

Elvira dijo...

Eh, Pam, qué grata visita. ¿Has conseguido que los ciervos no se coman tus claveles? Son unos preciosos animalitos los ciervos, pero, claro, esa afición suya por tu jardín es un poco fastidiosa. Espero que sea la tuya una visita que disfrutemos todos.

Elvi dijo...

MM, hay que airearse un poco, de otro modo, la palidez gana terreno y va uno asustando a la gente por la calle, compitiendo con el fantasma de Michael Jackson. La primavera propiciará una ocasión para ese café que tenemos pendiente. O el verano.