lunes, 9 de mayo de 2011

Resucitó

Se me ha ocurrido mirar otra vez la Nikon, sacarla de la funda y ver qué pasa. La última vez no pasaba nada y ése era el problema. Ahora, todo apuntaba a lo mismo. "Parece que me gusta darme disgustos", he llegado a pensar. Lo mejor sería tirarla al río y esperar mejores tiempos para comprar una barata y pequeña, de ésas que caben en el bolsillo y que tienen tropecientos mil píxeles o lo que sea. Pero he seguido manipulando, lo más suavemente que podía, aguantando las ganas de darle un puntapié a la dichosa máquina. He apretado la tapa del compartimento de la batería, que cedió desde el principio de usarla y ya tuve que llevarla a arreglar, sin éxito (tengo la desagradable sensación de que esto último ya lo había contado).
Cuando me disponía a guardarla de nuevo en su funda se ha iluminado. ¡Funciona! He salido pitando a fotografiar el bancal, mientras Sergi pasa la segadora por las hierbas de los frutales, no vaya a que se nos estropeen las manzanas este año. Y aquí está el resultado. He reparado en que ahora lo que falla es el visor cuando acerco la imagen, de modo que no responde la foto a lo que se ve en la ventanita y así, tanto corta la cara como parte las piernas del modelo. Una violenta.

11 comentarios:

coco dijo...

Ha vuelto a la vida! Y la Nikon también.

Elvi dijo...

En caso, coco, es que hoy no ha querido salir el objetivo (como si se tratara de una tortuga tímida, a veces la cabeza se queda dentro del caparazón). Habrá que recurrir a un médico de nikones, digo yo.

Chiqui dijo...

Ya ves. lo que yo digo, aseguraos de que estoy bien muerta antes de enterrarme!

Esas hojillas verdes que son?

Elvi hortelana dijo...

Ha vuelto a estirar la pata, Chiqui. La llevaré al hospital de máquinas de fotos. Esas hojitas son rabanitos, que ya he probado: dulces y picantes a la vez, Riquísimos. Las otras son rúcola, aún algo verde. Esperaré para probarla.

estrella dijo...

Qué buena compañía me habrías hecho en la sierra de Jaén/Granada. Iba preguntando nombres de plantas y un par de árboles y no había quién me los dijera. Si no dan fruto no tienen nombre. "Arboles de la carretera" me dijeron de unos hermosos arboles cargados de flores blancas con un delicado olor.
Al final un primo mío me dijo que eran Acacias



http://farm3.static.flickr.com/2009/2405391478_44d729bf25.jpg

estrella dijo...

a ver si sale este

http://farm3.static.flickr.com/2009/2405391478_44d729bf25.jpg

estrella dijo...

Anda, nena, borra los dos anteriores!

http://tinyurl.com/6facgrg

Elvi con Mutti dijo...

No sé cómo se hace, Chiqui; pero me lo estudio ahorita. Mientras tanto, escucha esto que sucedió en Roma hace un par de días.
http://www.youtube.com/watch?v=7vQ_uQsITko&feature=player_embedded

Elvi dijo...

A las flores de acacia las llamábamos Pan y Quesito y yo me las zampaba con pulgones y todo. Riquísimas, pero para haberme matao, que se dice.

Chiqui dijo...

efectivamente! yo tambien me las comia! Estaban dulces. Creo que yo las llamaba zapatitos del Senor...o algo asi. Tengo prisa...

Elvi dijo...

Busy Bee...