miércoles, 27 de abril de 2011

Murió mi Nikon

Quizás, si en vez de una Nikon me hubiera comprado una Canon, que a fin de cuentas es un templo muy importante de Tokio, la cámara me habría durado más años. La compré hace unos diez años, tampoco es tan vieja, aunque su aspecto y lo pequeño de la pantalla contradigan esta idea mía. Al principio, creí que se trataba de la batería, pero no; me han asegurado unos que saben que la batería está bien. Cuando la meto en la cámara, ésta no reacciona de ninguna manera. Una vez sí lo hizo: sacó el objetivo y en la pantallita apareció un anuncio en rojo (no sé por qué carallo se empeñan en escribir cosas en rojo, un color imposible para los que vamos perdiendo vista): "Atención: batería agotada". De modo que le he dicho, sin miramientos (aunque mirándole a los ojos): "Atención: cámara agotada", de puritito cansancio de vivir.
¿Y ahora, cómo hago yo mis fotos?

4 comentarios:

Chiqui dijo...

Pues hombre, no es justo, tiene que haber pilas de recambio!
Busca en Google. pon el numero de serie...bueno, ya sabras. Este teclado me esta volviendo loca!

coco dijo...

Yo tengo una fuji desechable desde 1999. Me quedan 23 fotos. Igual tampoco es normal.

Elvi dijo...

Resulta que la batería está chupi, es la cámara la que ya no quiere trabajar más, Chiqui. Oye, ¿qué andas haciendo? ya he recuperado mi interneeeeettttttt que también había perdido. No semos naide.

Elvira dijo...

Nada puede ser normal en ti, coco; hasta ahí podríamos llegar.